robot transición laboral

Desafíos para el empleo en Unión Europea y en América Latina

Un interesante artículo titulado «Desafíos para el empleo en el contexto de las Transiciones Socio-Ecológicas y Digitales en la Unión Europea y en América Latina y el Caribe» escrito por Alwine Woischnik, Doctora en Ciencias Económicas y Sociales Universidad Erlangen-Núremberg de Alemania, fue publicado por el El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) del Ministerio del Trabajo y Economía Social de España recientemente.

En este estudio, se señala que «el futuro del mercado laboral estará marcado por la triple transición -social, ecológica y digital- , en el contexto de Europa y de América Latina y el Caribe, considerando que a la vez que se pierden puestos de trabajo se generan otros nuevos y resaltando la contradicción que significa que una economía tenga un volumen importante de desempleo, y a la vez, están aumentando los puestos de trabajo para los que las empresas no encuentran profesionales adecuados. Este hecho hace reflexionar sobre los enormes desafíos para la educación, la formación y el aprendizaje continuo que se convierten más que nunca en factores determinantes.»

secciones del artículo
secciones del artículo

“Transición Social y Ecológica”, “Transición Justa” y “Transición Digital”.

El artículo comienza proporcionando una aproximación a los marcos conceptuales de “Transición Social y Ecológica”, “Transición Justa” y “Transición Digital”.
La «transición socioecológica» representa una respuesta a las insostenibles disparidades económicas y sociales, con un llamado a considerar los impactos ecológicos y sociales de las políticas para evitar el fracaso.
La noción de «transición justa» surgió del movimiento sindical, enfatizando la necesidad de apoyar financieramente a los trabajadores afectados por las políticas ambientales. Esta transición es una preocupación creciente en América Latina y el Caribe, con varios países elaborando estrategias nacionales y políticas locales para promover el empleo verde.
Sin embargo, la región enfrenta barreras económicas, sociales, institucionales y medioambientales que obstaculizan su avance hacia una transición justa.

La «Transición Digital» ha generado un debate sobre la digitalización, y en el caso de la inteligencia artificial presenta impactos positivos y negativos, relacionados con productividad, desigualdad, democratización y consumo de energía.
Existe controversia sobre la destrucción de empleo como resultado de la digitalización, con preocupaciones sobre el cambio en el mundo laboral y la organización de los procesos productivos.

Impacto de las transiciones sociales y ecológicas

Dentro de lo planteado por la autora, la implementación de transiciones sociales y ecológicas conduce a la pérdida de puestos de trabajo debido a medidas medioambientales y climáticas, pero también genera un número significativo de nuevos puestos de trabajo.

El artículo enfatiza la necesidad de que las políticas públicas consideren las medidas ecológicas y sus impactos sociales desde el principio como un todo integrado.

Respecto al futuro del empleo en un mercado laboral cambiante, se menciona hechos como desempleo persistente y la escasez de mano de obra son preocupaciones en todo el mundo. Por otro lado están surgiendo nuevos perfiles profesionales y áreas potenciales.
Pensando en cifras, el desempleo mundial alcanzó los 473 millones en 2022, de los cuales 268 millones tenían una necesidad de empleo insatisfecha. Por otro lado, el empleo informal afectará a 2.000 millones de trabajadores en todo el mundo en 2022.

Se concluye con que la creación de nuevos empleos puede verse facilitada por productos, tecnologías y políticas públicas innovadoras relacionadas con las transiciones ecológica, social y digital.

Si analizamos este documento, podemos encontrar diversas reflexiones que son relevantes a considerar, sobre todo si queremos tener una mirada prospectiva sobre el futuro del empleo, tema que nos hemos referido en distintas columnas, justamente evidenciando como los cambios sociales mutan por la incorporación de nuevas tecnologías.

Lo relevante es que exista una mirada de Estado, con orientaciones claras de política pública que se anticipen a estos escenarios, con un sentido también global, es decir, coincidente con avances de países como los de la comunidad europea, y al mismo tiempo, sentido más regional, con colaboración de América Latina, considerando que los mercados laborales se están flexibilizando e incluso pudiendo desarrollar fuera del territorio físico de los países (con trabajos a distancia por parte de trabajadores).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio